jueves, 29 de diciembre de 2016

EL CULEBRÓN SANGRIENTO

    Nuestra sociedad ha cambiado. ¡Vaya si ha cambiado! Los escenarios de telenovela se han trasladado al panorama político. Los informativos se han convertido en una suerte de mensajeros del rodaje continuo de una historia de ricos, villanos, falsos profetas, traedores y llevadores de la felicidad. Lo más doloroso es que, en los antiguos culebrones, todo era una ficción que se disipaba al finalizar la media hora de emisión. Sin embargo, los representantes de la política actual trabajan incesantemente para ser el centro de atención de una sociedad a la que, incomprensiblemente, han conseguido adormecer con tanta mentira, hipocresía, dejación de sus funciones y lapidación del patrimonio que es de todos. La inmensa mayoría de los que tienen en sus manos el timón de la sociedad se dedican a vivir una vida de lujo y diversión, mientras predican austeridad. El gran sistema globalizador de todos los sistemas, que es el sistema de “Voy a apilar dinero y más dinero, sin importarme de si eso provoca pobreza, miseria y humillación para una inmensa mayoría de mis semejantes”, ha venido para quedarse. Y el mundo se ha convertido en un basurero donde la ética, la palabra dada, el honor que hace del ser humano un animal de principios, se ha disipado. Y, cuando asoma, lo hace disfrazado de falso buenismo en corrientes sociales a favor de esta o la otra causa. Sólo humo en el que intentamos atenuar el horror que nos produce tanta maldad y odio generados por nuestra especie. Como tantas otras frases que se instauran en la raíz de la sociedad y son el alma de lo políticamente correcto, las que dicen “Todo es política”, “Políticos somos todos”, han señoreado los últimos tiempos dando lugar a una masa en su mayoría aborregada que sigue a este o al otro líder como si no hubiera un mañana, y todo aquello que invite a una reflexión y no vaya acorde con las ideas de los diversos movimientos instaurados en el panorama general, es desechado. Así, dirigentes que apenas saben hablar, otros que hablan muy bien sin decir nada; arrastran a los ciudadanos a sectarismos, confrontaciones y crean divisiones cada vez más pronunciadas entre los humanos. Mientras, ellos siguen disfrutando de las mismas prebendas, privilegios; a costa del sudor de un gran número de ciudadanos que, aun así, los veneran y ven en ellos a los mesías. Lamentable, triste, sin solución.
    Un bucle de guerra y explotación sustenta un sistema en el que, al final, siempre son los mismos los que sufren, para que unos pocos vivan a cuerpo de rey. Contemplo un escenario tan mediocre que, toda esperanza es un vago espejismo. Alejar a los ciudadanos de la cultura, es la clave para dar lugar a generaciones de gentes que no piensen y sean maleables. Muchas matemáticas y nada de filosofía. Poner la cultura a precios de lujo y que la televisión sea un campo de hechos políticos; donde la literatura, música y todo tipo de manifestaciones artísticas sean inexistentes o apenas ocupen unos pocos segundos al final de un informativo; es la clave para seguir adocenando al personal.
   La otra gran falacia es la máxima “El mundo ha cambiado”. Como si eso fuese la justificación a la falta de tertulias y programas críticos sobre la condición humana. Los elementos claves para tener a la masa adocenada, son que el trabajo asfixie a la persona. Poco tiempo libre es poco tiempo para vivir y para pensar. Que la información contribuya a la inquietud y al miedo, para evitar que las gentes puedan sentirse libres para meditar. Que todos los objetivos se ciernan a unas ideas fijas; cuando más concreción y cierre, mejor. No es bueno que las masas se abran al mundo. No vaya a ser que la riqueza y variedad de otras gentes hagan ver que los seres  humanos habitamos una tierra bella y complejamente rica. Lo que más sorprende de todo esto, es el increíble convencimiento de todos los grandes señores que manejan nuestros destinos de que van a ser eternos. Enfrascan a las personas en frívolas cuestiones políticas que nada tienen de interés para la verdadera esencia de los seres humanos. Y, imagino que al descubrir que sus millones no pueden comprar el tiempo ni la inmortalidad, se cabrean, y emprenden guerras sin ton ni son para fastidiar a todos, mientras ellos siguen intentando evitar lo inevitable, su fin.
    Que siempre ha habido mediocres, grandes señores, ladrones y demás elementos; es totalmente cierto. Pero, hoy, la mediocridad y la tiranía están instauradas en la raíz de las sociedades. Ya no se muere por amor, ni por principios, ni por los sueños, Hasta las artes viven adulteradas por un gran montaje que hace que los cantantes ya no sean artistas con una voz característica y un estilo único. Son aquellos que imitan mejor a los grandes; como, si reproducir fielmente un Velázquez o un Goya fuese tan meritorio como ser el propio Velázquez o Goya. La literatura predominante es aquella presuntamente histórica, proclive a convertirse en mala adaptación cinematográfica o serie de televisión. El cine, con más medios que antes, es en su mayoría un remake de los grandes clásicos o películas insulsas pero bien acogidas porque juegan con el mensaje social. Todo este batiburrillo va creando una generación de niños y jóvenes completamente perdidos en un mundo banal. Seres que pasan sus años más bellos con los ojos clavados en los ordenadores y los móviles, cuando no están borrachos hasta las cejas por beber sin un sentido lúdico concreto. En mi juventud, jugábamos con sustancias para buscar una inspiración, para asomarnos a otras puertas de percepción, por un desamor que nos había quebrado el alma. Hoy, la práctica de ingerir diferentes sustancias es la mayoría de las veces un hecho mecánico que sólo busca la huida y la banalización de la vida.

    En algún tiempo los escritores eran modelos para la juventud. Hoy los líderes a seguir son chicos que patean un balón, cuya finalidad es ser guapos y ricos, no inteligentes y sensibles. Una tristeza. Todos hemos tenido quince años. Ahora, esa mentalidad púber parece prolongarse hasta edades insospechadas, de tal modo que gente de veinte, treinta y cuarenta, parecen salidos de un mundo tonto y superficial. Todos queremos ser tan iguales, que hasta los maduros quieren ser como los jóvenes. Pero la clave está en ser uno mismo. En la singularidad está la riqueza. Cuando se fusionan los diversos dan lugar a relaciones ricas y hay escenarios fructíferos. Peo a esta sociedad le apesta todo lo que es diferente. Nos hemos vuelto intolerantes, aunque abogamos por la tolerancia con total hipocresía. Así las cosas, sólo nos queda la satisfacción de ser nosotros mismos. Ante tanto despropósito, lo mejor es necesitar poco para vivir, recurrir a belleza de la naturaleza, la magia de la música y la literatura, el afán eterno de aprender, amar constantemente y un alto grado de paciencia para no caer en la gran tristeza ante una sociedad cada vez más decrépita y desoladora.



jueves, 22 de diciembre de 2016

EN LAS LEJANAS TIERRAS



  
 Como en un largo idilio 
hemos rasgado la vida en un instante, 
y su velo de sombras ha dejado paso 
al incierto mundo donde gravita el tú y el yo, 
allá, en las lejanas tierras, hogar de gráciles avecillas. 
La vida tiene una infinita máscara que oculta sentenciosa
lo que somos y aquello que hemos sido.



martes, 20 de diciembre de 2016

FOTOGRAFÍA


Captar el instante único, intransferible, revelador;
abrazar la esencia de un lapsus de tiempo irrepetible
congelado por el placer de contemplarlo,
para darle sustancia de eternidad.

En una imagen vívida condensar
nuestra visión de un momento fugaz
convertido en un lienzo natural;
precisión que descubre otros mundos,
estáticos paraísos en el olvido.

Una foto para evocar la profundidad del instante,
el rincón que habitamos y ya nunca será nuestro.


Foto realizada por Eva Mª Fernández

viernes, 16 de diciembre de 2016

MEDITACIÓN


Un río fluye sinuoso
entre valles callados, por quebradas hirientes,
la vida se derrama en sus giros de espuma
y besa las riberas de un incierto presente.

El tiempo balancea su columpio de ayeres,
para espesar el aire con olvidados cantos,
vestigios cadenciosos que se van diluyendo
en las fragancias leves de otros atardeceres.

Y en la lejanía se atisba, una vez más,
una melodía rota, sin tempo ni compas,
que el discurrir de agua en intensa oración
va derramando en gotas de perdida ilusión.



jueves, 15 de diciembre de 2016

FÓSIL




Vestigio entregado a la tierra;
una pregunta al origen;
 el después de la vida;
estática nada que no habla;
sólo polvo y silencio;
sólo quietud y entrega.



miércoles, 14 de diciembre de 2016

TELARAÑA



Red apenas perceptible,
el sol de otoño te besa y reconoce,
está el mundo vencido sobre diciembre
y su moradora se halla ausente.
Como una puerta sin postigos,
como una trampa invisible,
los hijos de la duda a veces caen
en tu entramado de silencios plateados.



martes, 13 de diciembre de 2016

EL MAR (Poema dedicado a Eva Mª Fernández - Diciembre de 2016)



Hay un cielo de adioses después de tanta entrega,
 un mar que siempre vuelve para evocar pasados,
una razón dormida en la brisa marina
y la espuma que baña rincones olvidados.

Mientras, las olas cantan la eterna melodía
de los ecos perdidos en mares de pasión;
llevando en sus aromas instantes detenidos
y cantos de sirenas de mágica ilusión.

Aunque mortal a veces, siempre se torna calmo
para acabar besando la lejana bahía;
allí donde atracamos nuestro bajel de sueños
y esperamos serenos la cruda noche fría.

Por eso, con el alma pintada de ilusiones,
Siempre tú y yo volvemos al rojo atardecer
donde entregamos todo, amantes extenuados,
para teñir de púrpura el nuevo amanecer.

Dejando, a babor, nuestras penas y males;
lanzando, a estribor, los vacíos y ausencias;
a popa sólo estelas de absurdo y decadencia,
y proa al horizonte de nuevas libertades.

Hoy, ese mismo mar tan nuestro y tan eterno,
regresa una vez más con su ardiente canción
para teñir de espuma la playa y sus recuerdos,
para cantar más fuerte la magia del amor.





lunes, 12 de diciembre de 2016

EL CAMINANTE

Volver a los senderos calmos
de un mundo natural y bello.
Caminar sin más equipaje que mi alma,
sin otra riqueza que los sentimientos;
paso a paso, hasta perderme
en el origen mismo de las cosas;
como un nómada sin rumbo
como un peregrino de los sueños.

Foto realizada por Eva Mª Fernández

domingo, 4 de diciembre de 2016

CEREBRO REPTILIANO

   Parte esencial en el ser humano que, en el siglo XXI, domina el comportamiento del homo sapiens, hasta el punto de sepultar la parte antagónica de los impulsos primarios, que son los sentimientos, creando una sociedad violenta y vacía de esperanzas.



























sábado, 3 de diciembre de 2016

SIN ALIENTO

    Escucha como caen los sueños desnudos y entregados en este otoño moribundo anunciador de un invierno crudo espeso y desolado que extenderá su frío halo sobre las ilusiones adormecidas en el solitario Valle Largo allí donde los senderos que un día caminamos siguen intactos conformando una estela de encuentros y desencuentros que llevan a ningún lugar conocido en un atardecer sereno y cadencioso de intrigas y pasiones extintas en el transcurso de noches ya lejanas cuando la luna de estío bañaba nuestros jóvenes cuerpos en la hoguera incesante de entrega y éxtasis vivido en voraces encuentros que el tiempo convertiría en adioses origen de nostálgicas tardes de soledad callada y rota en silencioso duelo que hoy aún se puede escuchar mientras las últimas hojas secas del otoño entregan su esencia a una tierra dolida pero siempre majestuosa y sabia.


lunes, 21 de noviembre de 2016

CUANDO MUERE EL 2016



Caminar más allá de las nubes,
hacia una luz de otoño rota,
efímero vestigio de otros cielos.






Un mundo de seres diminutos;
latidos apenas perceptibles;
la naturaleza humilde en su grandeza.





Porque no podemos saber que hay más allá de una mirada;
sólo seguir subyugándonos con sus misterios indescifrables.





Donde antes hubo vida,
ahora las ramas mondas dibujan
su estática danza de resignación y duelo.





¿Qué queda de lo vivido?
Apenas un vestigio silencioso
oculto en algún rincón perdido.





A todo día exultante,
sigue un atardecer enigmático.
Misteriosos matices contenidos
en nubes pasajeras y un cielo inspirador.






La vida en un lento periplo hacia la nada.
El algo, la esencia, es el ahora.




Para qué la prisa.
Los caminos de la vida son para disfrutarlos
con serenidad, a fondo;
ya que en el trayecto está la esencia del viaje.




sábado, 19 de noviembre de 2016

EVOCACIÓN

    Aquel  juego que tú y yo jugábamos en el páramo perdido de una adolescencia temprana. ¿Recuerdas? Princesa virginal que asomabas tu níveo rostro al balcón del viejo arce desnudo de hojas secas. Fue así  hasta que llegaron las hordas de más allá del Río Negro; rugiendo asomaron por las yermas lomas del olvido. Venían de los pantanos de aguas pútridas donde duermen moribundos los “te quieros primeros”. Y se petrificó la aurora en nuestro vagón de sueños. Aquel desde el que vimos el alba de nuevos días de ternura y embriaguez; el mismo desde el que contemplamos ocasos voraces y lascivos. No se puede nunca parar el tiempo, pequeña. Pero, ese tren en el que recorrimos ilusionados las llanuras que rinden su piel al paso de los días, aún sigue traqueteando en algún lugar escondido en el rincón callado donde gravita el alma y sus misterios.


viernes, 18 de noviembre de 2016

PREFIERO

Prefiero amar la belleza 
a poseerla,

Prefiero poder alcanzar una sueño
a conseguir el poder,

Prefiero una mirada limpia
 a un largo y falso discurso,

Prefiero luchar por lo que creo 
a creer a los que dicen luchar por mí,

Prefiero nadar en un mar tormentoso de pasión
a ser llevado con la multitud por aguas supuestamente mansas,

prefiero contemplar las estrellas 
a intentar conquistar un cielo de negrura,

prefiero oler la fragancia de la flor
a arrancar sus pétalos en un arrebato de soberbia,

prefiero tocar la suavidad de los cuerpos
a violentar la carne de seres humanos como yo,

prefiero saborear los manjares del amor
a masticar las sobras del odio,

prefiero mi soledad deseada
al vanidoso bullicio de los supuestamente civilizados,

prefiero ser libre y no tener más que 
aquello con lo que nací a la vida
a ser esclavo de la materia efímera e insustancial,

prefiero un silencio puro y sincero
a un halago irreal e interesado,

prefiero sentir amor y ser amado
a sentir que el mundo es mío y yo soy de él
 por un burdo contrato de oropel,

prefiero ser así, ser yo y que tú seas tú,
a ser prisioneros de un mundo falso y rencoroso,

prefiero tener una amiga llamada Libertad
a creerme libre porque encierro otras libertades de seres como yo,

prefiero aprender y aprehender la esencia de las cosas
a ostentar títulos, honores y reconocimientos efímeros,

prefiero buscar en las entrañas de la vida
a pasar de puntillas siendo parte de una sociedad enferma,

prefiero morir de amor y sueños
a morir de odio y espejismos,

Prefiero que esta noche te quedes junto a mí,
Que la vida es muy breve
Y nunca sabemos cuando
Tocarán las campanas del adiós.

Hasta entonces, seamos libres
Que ya el amor se encargará
De hacernos irremediablemente eternos.



lunes, 14 de noviembre de 2016

SERES SOLITARIOS


La verdad ha sido doblegada
bajo un denso manto de inmundicia.
 Las bellas formas de cobrizas ninfas
yacen rotas, ocultas en los húmedos bosques
salvajes, quietos y olvidados.
Desciende del azul celeste
una lluvia fina imperceptible
que baña nuestros cuerpos entregados,
rejuveneciendo la piel aletargada.

Escucha, están sonando los viejos cantos
de los antiguos poetas desahuciados.
Llegan de más allá de las cumbres nevadas
donde rugen los eternos vientos en abismos
de nada y desconcierto, de locura y desvarío.

Todo es silencio en la metrópolis bulliciosa;
silencio sucio, consentidor, despreciativo.

Mientras el mundo se derrumba,
hay seres solitarios como tú y como yo,
que aún abrigan, en su pequeño hogar de sueños,
la esperanza perdida entre el caos hiriente y el hastío.  

Dibujo por ordenador de Julio Mariñas

domingo, 13 de noviembre de 2016

PRESINTIENDO EL INVIERNO


Encontrar un vestigio de luz
entre tanta sombra y desvarío;
la luz serena de la vida
que es la única riqueza verdadera.





Tengo las manos desgarradas
de tanto acariciar lo hermoso;
porque detrás de la belleza
siempre hay un mar de espinas.





Oculto en el interior de cada mirada
late un universo por explorar,
infinitos interrogantes que asoman
para llenar de incertidumbre la existencia.







Como esas gotas quietas que,
bajo el sol de otoño,
entregan su esencia a un nuevo día;
así el humano va perdiendo,
al transcurrir implacable de los ciclos,
su hálito en cada amanecer.






En cada rincón un mundo,
en cada mundo un universo,
en cada instante una vida
por descubrir y transitar.






A un árbol seco, pero altivo,
viene a posarse una urraca,
que hace de lo muerto vivo,
de lo olvidado, esperanza.




Al principio, nos sigue nuestra sombra;
después, somos nosotros los que perseguimos
la sombra de lo que fuimos,
la sombra de lo que amamos sin descanso.





Bajó la marea
y tus blandas formas
quedaron tendidas sobre las rocas.
Bella, yacente; esperas
a que el mar bese tu cuerpo nuevamente.






Los sueños desvanecidos
en la húmeda arena de solitarias playas.





El hombre solo
en un bello arenal de sueños y esperanzas.






La estrella de mar rindió su vida
en un tapiz de bivalvos y algas
a una gaviota voraz y ejecutora;
así los humanos acabamos
nuestros días de gloria y alegrías
ante la sombra cierta del destino.