lunes, 20 de marzo de 2017

RELATOS ROTOS - XXVI - EL ABUELO DE MEDIADOS DEL SIGLO XXI


UN ABUELO CON SU NIETO A MEDIADOS DEL SIGLO XXI

-¡Hola abuelo!
-Hola, pequeño.
-¿Estás cansado?
-Sí, muy cansado.
-Hoy no me vas a hablar de cómo era el mundo cuando tú tenías cuarenta años.
-Te gusta oír esas historias ¡Eh!
-¡Mucho!
-Siempre son las mismas.
-Pero me gustan.
-Cuando yo tenía cuarenta años, la vida ya no era como en mi infancia. De niño, los sueños cobraban dimensión frente a una enorme pantalla de cine, donde los héroes eran hombres que buscaban la verdad y la paz.
-¿Y no había finales tristes?
-¡Oh, sí! Sólo hay que pensar en Los Cuatrocientos golpes de Truffaut o El Planeta de los Simios. ¡Claro que había finales tristes y finales abiertos! Pero siempre con un atisbo de esperanza. Después, vino la máxima que estableció una supuesta originalidad, en la que estaba bien que ganasen los malos o que las películas fueran un fiel reflejo de la realidad. Vamos, algo similar a hacer un documental, pero con actores con mucho arte. Pues eso, cuando yo era niño, los mundos de la imaginación estaban en una gigantesca pantalla, y la mente se abría, se abría, hasta el infinito, llena de dudas. Tres décadas después, el mundo de niños y adultos estaba en unos aparatitos, cuanto más pequeños y funcionales mejor, que se convirtieron en depósitos de supuestas verdades oficiales. Así, la mente de los humanos se fue haciendo más pequeñita, y los niños ya no querían soñar con mundos mágicos, sino conocer la verdad al instante, sin pasar por el bello marco de las experiencias.
-Pero, teníais televisión.
-¡Oh, si, por supuesto! Al principio era un aparato en el que también ponían esas películas de cine, documentales, sobre todo de animales. Con el tiempo, la televisión fue teniendo más medios y todo fue más enriquecedor. Hasta que poco a poco, los informativos encumbraron a los políticos por encima de escritores, músicos y demás autores. Surgieron unos concursos en los que la gente imitaba con precisión a grandes intérpretes de la historia de la música. Con lo que la originalidad quedó condenada al ostracismo. Se montó una sociedad artificial, en la que, en aras de lo políticamente correcto, surgieron múltiples movimientos que coartaban la libertad de expresión, porque, todo aquello que no fuese lo imperante, era susceptible de demonizarse e incluso de ilegalizarse.
-¿Y nadie hacía nada?
-Nada. Después del desastre de los “ismos” del siglo XX, los humanos se volvieron a emponzoñar con esas supuestas actitudes democráticas, que no eran más que otras formas de dictaduras encubiertas. El mundo de principios del siglo XXI, en vez de procurar una solución para enfermedades mortales; invirtió todos sus dividendos en carreras armamentísticas. Eso llevo a una sociedad de élite con unos cuantos, otro porcentaje considerable de una clase media condenada a la mediocridad, y a la mayor parte de los humanos resignados en la pobreza.
-¿Y nadie lo remediaba?
-No. Las gentes, como rebaños supuestamente intelectualizados, seguían a unos cuantos líderes hacía un precipicio en el que se despeñaban. Ciega, aunque sus héroes mintieran, robaran, fuesen vanidosos o despreciativos; la masa iba arrastrando sus pies detrás de ellos como un ejército de zombis.
-¡Caray! ¡Que miedito! ¿Y la ley?
-La ley se impartía de acuerdo a unas bases que acabaron siendo arbitrarias; de tal modo que, el torpe delincuente que robaba algo para comer, podía ir a la cárcel sin muchas dudas y con bastante inmediatez; mientras que, el delincuente que robaba desde un serio y pulcro despacho ingentes cantidades de dinero a la totalidad de los ciudadanos, ese tenía grandes probabilidades de no ir a la cárcel y, si lo hacía, llegar a ella con grandes lujos y prebendas. Por otra parte, los violentos campaban a sus anchas porque, gracias a no sé qué cuestiones judiciales, salían libres de sus actos, después de haber golpeado salvajemente a sus mujeres o a otros seres humanos de los que les molestaban sus peculiaridades. También, gracias a lo políticamente correcto, desde la justicia se comenzó -hostigada por los medios de comunicación, los dirigentes políticos y demás- a frenar la libertad de expresión. Así, se estableció una línea imprecisa entre lo que se podía decir y no, línea que, dependiendo de donde viniese la queja, era considerada delito.
-¿Y podías vivir en un mundo así?
-No. Sólo el amor, la literatura, la música; el mundo que construí en mi soledad; hizo posible soportar tanta zafiedad y estupidez. Los humanos se habían convertido en seres llenos de razón irracional. Aquellos que manejaban el lenguaje con cierta facilidad, lo adulteraban constantemente para ocultar sus mentiras y sus maniobras políticas de despropósito que lo único que hacían era emponzoñar todo aquello que podía ser bello. El hombre dejó de mirar a la tierra. Su mundo fue una pantalla de ordenador, la mayor parte de las veces incrustada en un diminuto teléfono móvil, cuya único objetivo era estar controlados continuamente y, a su vez, tener a los demás controlados. Un despropósito en el que los humanos se sumergieron, un lodazal infecto que albergaba en su interior todo lo podrido de los humanos, donde los seres más viles campaban a sus anchas sin control. Se había perdido la originalidad, el Yo no tenía valor en una sociedad global que sólo aspiraba a la imagen de un bienestar ficticio. Así, el Arte se corrompió en una ciénaga donde el valor emocional y sentimental murió para siempre. Sólo la utilidad y el impacto de lo banal e inmediato tuvieron lugar en un mundo de seres fríos y calculadores. El más estúpido pasó a ser aclamado en videos llamados virales. Así, se fue promoviendo la mediocridad por encima de otros valores.

LLEGA LA MADRE DEL NIÑO, HIJA DEL ANCIANO

-Ya estás otras vez contándole esas historietas de los tiempos pasados, papá.
-¡Pero, mamá…!
-Venga, aún no habéis comido. Tomaros ya las pastillas.
-Es que no saben a nada. El abuelo dice que antes se comían trozos de animales y vegetales.
- “El abuelo dice, el abuelo dice”. ¡Que asquerosidad es esa de comer ser vivos! ¡Come, tómate las pastillas!

LA MUJER SE VA AIRADA

CON UNA SONRISA COMPLICE, ABUELO Y NIETO, TIRAN LAS PASTILLAS POR LA VENTANA





martes, 14 de febrero de 2017

DEL RECUERDO Y OTROS DESVARÍOS



Se aquietaran las aguas en su caudal sonoro
el mar de las ausencias morirá en la playa,
y el mundo, en su bullicio absurdo,
seguirá con su eterna espiral de pasiones.

Todo lo que viví se abrazará al recuerdo
como una amante antigua, como un poeta olvidado
que intentará angustiado lanzar su último verso
a un abismo perdido en las tierras soñadas.

Y los espejos quietos en vano intentarán
devolverme la imagen de los días felices,
de los tiempos cargados de exuberancia y lucha,
en un cruel laberinto de caminos sin dueño.

El amor tiene puertos donde no ancla el olvido;
la brisa de otros tiempos visita malecones
con esa dejadez que precede a la calma
de momentos quebrados en las costas de antaño.

Todo se ha diluido en un mar de te quieros,
las aves huidizas cantan a lo perdido,
 y un profundo silencio se cuela en el alma
agrietando los muros de una mansión antigua.




lunes, 13 de febrero de 2017

EL MUNDO EN QUE VIVIMOS

    De los señores feudales de la Edad Media, a los terratenientes de los siglos XIX y XX, hasta los señoritos del siglo XXI; estos últimos mucho más afortunados cuando, sobre una actitud hipócrita y vanidosa; roban, desprecian y estrangulan al pueblo. La recompensa es que; lejos de ir a la cárcel, siguen viviendo a costa del sudor y dolor de la mayoría de la población que, como incentivo a sus fechorías, los encumbra y votan, votan y vuelve a votar a los unos, los otros y los de más allá.. Estos son los tiempo en que vivimos; como en un tango antiguo, los señoritos desfilan soberbios por los medios de comunicación que, en aras de informar a la plebe, los mitifican haciéndoles ocupar las primeras portadas de los diarios y las cabeceras de los informativos; el lugar que debería estar destinado a la cultura. ¡Ah, no! Me olvidaba que somos muy modernos, y la cultura es algo aburrido que pertenece a unos pocos señores tristes y callados. Mientras, como premio mayor a los nuevos señoritos del siglo XXI, a los asesinos, corruptos y demás especímenes, se les hace protagonistas de series televisivas y películas. ¿Es posible un mundo más mediocre y triste? La reflexión para las nuevas generaciones será: Roba, delinque; mientras apilas una gran fortuna y reconocimiento mediático que te librará de la cárcel y hará que todo un mundo idiotizado esté pendiente de ti. No hay mucho más que decir.






viernes, 3 de febrero de 2017

EL OLVIDADO MUNDO DE LA NATURALEZA - MAMÍFEROS-AVES-REPTILES


Pobres mortales, sumergidos en sus vanos afanes de grandeza,
prisioneros de sus ideas radicales y sus mezquinas ambiciones;
tan lejos, tan lejos de los lejanos paraísos que siguen latiendo
en una naturaleza grandiosa y sabia
que persiste en mantener su belleza ante tanta estupidez humana.


MAMÍFEROS

    Cercanos mamíferos, los cánidos que el ser humano pretencioso sigue empeñado en humanizar y así eliminar su naturaleza primigenia, base de su belleza y su autenticidad.


EL GIGANTE TRANQUILO



JUNTOS



MEDITACIÓN

AVES

    Aves cantoras cuya presencia pasa desapercibida  la mayor parte de las veces; compañía constante del caminante que disfruta  de la naturaleza y sus encantos.


EL CANTO DE LA VIDA


ESQUIVO SEÑOR DE MELODÍAS AMIGAS



REPTILES
    Reptiles sigilosos, miméticos, habitantes de pequeños rincones donde late la vida, ajena a la complejidad de un mundo tecnificado y triste.



ENTRE ROCAS


EL LAGARTO Y EL GRANITO

jueves, 2 de febrero de 2017

EL OLVIDADO MUNDO DE LA NATURALEZA - EL MAR


Pobres mortales, sumergidos en sus vanos afanes de grandeza,
prisioneros de sus ideas radicales y sus mezquinas ambiciones;
tan lejos, tan lejos de los lejanos paraísos que siguen latiendo
en una naturaleza grandiosa y sabia
que persiste en mantener su belleza ante tanta estupidez humana.


EL MAR

 Las aguas y cielo siguen respirando libertad;
mientras, en las tumbas del alma que son las ciudades,
los seres humanos se retuercen en sus traumas y ambiciones;
lejos, muy lejos, de la insuperable belleza del mar y su poesía.


El Mar


Con la marea


Habitantes del mar
 

Entre nubes


Cuervos marinos




Atardecer de otoño



Del mar y las aves


La roca de los cormoranes


EL OLVIDADO MUNDO DE LA NATURALEZA - LA TIERRA


Pobres mortales, sumergidos en sus vanos afanes de grandeza,
prisioneros de sus ideas radicales y sus mezquinas ambiciones;
tan lejos, tan lejos de los lejanos paraísos que siguen latiendo
en una naturaleza grandiosa y sabia
que persiste en mantener su belleza ante tanta estupidez humana.

LA TIERRA

Mientras el mundo ruge en su vanidad y se convulsiona en su soberbia;
la verdadera fuerza, sincera y poderosa de la vida, sigue latiendo
en una naturaleza serena y reveladora de una tierra hermosa,
alejada del sucio manto de ponzoña de una sociedad podrida y envilecida.


El Caminante


Colirrojo tizón


El tiempo que esculpe


Alas de papel


La sombra


Hojas de otoño


Portadores de vida


La soledad

En el umbral


La llamada

lunes, 9 de enero de 2017

BUSCAR


Buscar el niño que fui
en el amanecer de un paraje solitario
 junto a la casa perdida entre los árboles,
al calor de una chimenea, como en el hogar de antaño.

Buscar el joven que fui
en el ocaso de fuego sobre el horizonte
por las lejanas colinas del delirio.

Buscar el hombre que soy
frente al enigmático mar, en el litoral
 bañado de adioses y soledades.

Buscar el que seré
 en las profundas y oscuras simas,
allí donde rugen extrañas criaturas,
 custodios de los necesarios misterios
 de la vida y de la muerte.

 Buscar incansablemente,
el verso preciso, la bella melodía;
 hasta la locura, siempre intentando
 rozar la esencia del infinito y sus arcanos.




miércoles, 4 de enero de 2017

EPITAFIO DENSO


Escúchame mortal que impasible esta cubierta,
otrora llena de vida e ilusiones, hoy contemplas;
a todo día llega siempre su final,
y al borde del abismo existencial
no te ha de salvar el saber
vanidoso de los hombres ni su ciencia.

Y seremos mortales,
rotos de amor, quebrados por la vida,
vestigios pasionales de parajes sin dueño,
caminaremos por oscuras sendas de resignado olvido.


Foto realizada por Eva Mª Fernández