lunes, 13 de febrero de 2017

EL MUNDO EN QUE VIVIMOS

    De los señores feudales de la Edad Media, a los terratenientes de los siglos XIX y XX, hasta los señoritos del siglo XXI; estos últimos mucho más afortunados cuando, sobre una actitud hipócrita y vanidosa; roban, desprecian y estrangulan al pueblo. La recompensa es que; lejos de ir a la cárcel, siguen viviendo a costa del sudor y dolor de la mayoría de la población que, como incentivo a sus fechorías, los encumbra y votan, votan y vuelve a votar a los unos, los otros y los de más allá.. Estos son los tiempo en que vivimos; como en un tango antiguo, los señoritos desfilan soberbios por los medios de comunicación que, en aras de informar a la plebe, los mitifican haciéndoles ocupar las primeras portadas de los diarios y las cabeceras de los informativos; el lugar que debería estar destinado a la cultura. ¡Ah, no! Me olvidaba que somos muy modernos, y la cultura es algo aburrido que pertenece a unos pocos señores tristes y callados. Mientras, como premio mayor a los nuevos señoritos del siglo XXI, a los asesinos, corruptos y demás especímenes, se les hace protagonistas de series televisivas y películas. ¿Es posible un mundo más mediocre y triste? La reflexión para las nuevas generaciones será: Roba, delinque; mientras apilas una gran fortuna y reconocimiento mediático que te librará de la cárcel y hará que todo un mundo idiotizado esté pendiente de ti. No hay mucho más que decir.






No hay comentarios:

Publicar un comentario